No se puede negar que Spotify es uno de los servicios de transmisión de música más populares que existen. De hecho, actualmente domina el mercado, con una cuota de suscriptores del 30,6% según el último informe. Aun así, hay algunas cosas en las que Spotify necesita trabajar. Estos son los aspectos en los que Apple Music está mejorando y por qué he hecho el cambio. ¿Quieres saber cuáles son? Bueno, de eso se trata esta discusión. Vamos a darte un resumen adecuado de por qué deberías probar Apple Music si actualmente estás usando Spotify. Primero, analicemos qué hace que Spotify sea perfecto para muchos. Si bien descubrí que Apple Music se adapta mejor a mí, Spotify sigue siendo un fantástico servicio de transmisión de música para muchos usuarios. Aquí hay algunas razones: Experiencia similar a las redes sociales Si anhelas un aspecto social en tu experiencia musical, Spotify es el rey. Compartir listas de reproducción con amigos, colaborar en listas de reproducción de Discover Weekly y seguir a artistas para obtener actualizaciones son solo algunas de las características que hacen de Spotify un centro social para los amantes de la música. Recomendaciones tras recomendaciones El motor de recomendaciones de Spotify es una potencia. Sus listas de reproducción Discover Weekly y Release Radar son legendarias. Puedes descubrir gemas ocultas y conocer nuevos favoritos que te encantarán. Nivel gratuito No hay nada mejor que lo gratuito, ¿verdad? El nivel gratuito de Spotify, a pesar de los anuncios ocasionales, ofrece una amplia biblioteca de música, podcasts y listas de reproducción personalizadas. Esto lo convierte en una opción fantástica para oyentes ocasionales o con un presupuesto limitado. Compatibilidad más amplia Nombra un dispositivo y probablemente Spotify esté allí. Desde teléfonos inteligentes y portátiles hasta televisores inteligentes y consolas de juegos, la aplicación está disponible en todas partes. Esta flexibilidad garantiza que puedas disfrutar de tu música en cualquier lugar y en cualquier momento. Ahora, volvamos a por qué cambié. Dejando a un lado los aspectos buenos, hablemos ahora de las razones que me hicieron hacer el cambio: Spotify ahora se parece más a una red social. Una de las principales razones por las que hice el cambio es el creciente parecido de Spotify. a las redes sociales. Sí, la superposición ocasional de video no fue un factor decisivo. Pero el flujo constante de vídeos cortos y resultados de búsqueda en mi pantalla de inicio se volvió abrumador. Claro, algunos podrían encontrar estos videos como una forma divertida de descubrir música nueva. Pero para mí fueron distracciones. Las redes sociales son geniales, pero la nueva interfaz de usuario se parece menos a una plataforma de transmisión de música. No aprecié la sensación de perder el control sobre mi experiencia musical con el bombardeo constante de videos. Apple Music, por otro lado, ha mantenido la experiencia tan refinada como debería ser. Después de todo, cuando abro una aplicación de transmisión de música, quiero centrarme en la música, no luchar por llamar la atención contra campanas y silbatos llamativos. Obtienes más valor con Apple Music Los crecientes costos de suscripción son ahora una realidad para la mayoría de los servicios de transmisión. Entonces, el precio ya no es una preocupación principal. Sin embargo, con Spotify, se da cuenta de que no ofrece el valor, especialmente cuando se considera Apple Music. En el pasado, Spotify ofrecía una solución simple: omitir canciones y deshacerse de los anuncios. Últimamente, parece que la atención se ha desplazado hacia funciones que la gente no necesitaba o no quería. Estas adiciones se produjeron a expensas de una experiencia limpia y fácil de usar. El valor es subjetivo y, a veces, implica hacer concesiones. Pero para mí, Apple Music ofreció un paquete que se alineaba mejor con mis prioridades: centrarse en la música, sin el desorden. Noticias de la semana de Gizchina Spotify HiFi aún está en proceso Más allá de la interfaz y el valor, otro factor clave en mi cambio fue la calidad del sonido. Spotify ofrece diferentes niveles según su suscripción. Pero incluso el nivel más alto se queda corto en comparación con Apple Music. Apple Music ofrece audio sin pérdidas, desde calidad de CD hasta formatos que superan al CD. Esto se traduce en una experiencia auditiva más rica y matizada. Los detalles sutiles y los instrumentos brillan en la oferta de Apple. Además de eso, Apple Music incluye audio espacial Dolby Atmos. Esto crea un paisaje sonoro más inmersivo y dinámico. Ahora bien, la calidad del sonido puede ser subjetiva. Pero para mí la diferencia era innegable. La música en Apple Music sonaba “mejor” para mis oídos, ofreciendo una reproducción más fiel de las grabaciones originales. Spotify puede mejorar su oferta en el futuro, ya que el nivel HiFi parece estar casi terminado. Pero por ahora, Apple Music reina en el ámbito de los audiófilos. Una mejor interfaz La interfaz de Apple Music también jugó un papel importante en mi decisión. En comparación con Spotify, se siente optimizado. Las canciones y listas de reproducción reproducidas recientemente se muestran correctamente, lo que facilita el acceso a ellas. Este enfoque en las funcionalidades principales hace que navegar por la aplicación sea muy sencillo. Algunos usuarios disfrutan de las funciones sociales de Spotify. Sin embargo, la barra lateral derecha adicional me distrajo. Incluso con la opción de ocultarlo, su presencia parecía innecesaria. El diseño limpio de Apple Music resonó más con mi deseo de una experiencia musical enfocada. El sistema de recomendación de Spotify se siente más como un arma de doble filo Si bien Spotify cuenta con un motor de recomendación sólido, para mí se convirtió en un arma de doble filo. Claro, es genial descubrir música nueva, pero el gran volumen de sugerencias a menudo conduce a una forma de «sobrecarga de escucha». Me encontré dedicando demasiado tiempo a explorar recomendaciones. Incluso me aventuré en las madrigueras de música que no me interesaba especialmente. A veces, menos puede ser más. Es posible que el sistema de recomendaciones de Apple Music no sea tan completo. Pero aprecio el enfoque más curado. Me permite ser más intencional con mi tiempo de escucha, centrándome en la música que disfruto. Esto, a su vez, ha mejorado mi concentración cuando uso la aplicación, lo que me permite realizar más tareas a la vez. Apple Music facilita la personalización de su biblioteca Una ventaja inesperada de Apple Music fue su perfecta integración con mi biblioteca de música personal. En Spotify, importar canciones descargadas puede ser una molestia. Apple Music me resultó refrescantemente familiar. Con reminiscencias de los viejos tiempos de iTunes, agregar mi colección personal fue muy fácil. Esto es particularmente útil para géneros específicos o pistas específicas. Por ejemplo, si uso ritmos de baja fidelidad para editar videos, puedo importarlos a mi biblioteca de Apple Music para acceder fácilmente. Esta capacidad de combinar streaming y colecciones personales crea una experiencia más versátil. Si bien tanto Spotify como Apple Music tienen sus ventajas, para mí el cambio ha sido positivo. La calidad de sonido superior, la interfaz optimizada y la capacidad de integrar mi biblioteca personal han contribuido a una forma más agradable de experimentar la música. Si está buscando una plataforma que priorice la fidelidad del audio, se centre en las funcionalidades principales y permita la selección de música personalizada, entonces vale la pena probar Apple Music. Descargo de responsabilidad: Es posible que algunas de las empresas de cuyos productos hablamos nos compensen, pero nuestros artículos y reseñas son siempre nuestras opiniones honestas. Para obtener más detalles, puede consultar nuestras pautas editoriales y conocer cómo utilizamos los enlaces de afiliados.