Un YouTuber es víctima de la IA generativa en las redes sociales chinas, pero las ramificaciones se extienden más allá de China.