Sophia Mendelsohn, directora de sostenibilidad de SAP, ha estado en el puesto desde septiembre, pero su carrera en realidad se remonta a sus años universitarios en Harvard, cuando estudió sostenibilidad. Desde su primer trabajo en China, observó la conexión entre prosperidad y sostenibilidad. «He estado en sostenibilidad por un minuto, antes de que fuera genial», dijo Mendelsohn a TechCrunch. “Comencé en sostenibilidad cuando lo llamábamos EHS [environmental health and safety] y luego le dimos una oportunidad a la RSE [corporate social responsibility]. Y luego, por supuesto, pasamos a lo que sabemos hoy sobre la sostenibilidad moderna”. Ella dice que en realidad se volvió adicta a la sostenibilidad y a ayudar al medio ambiente. Eso se debió en parte a esa primera experiencia laboral, en la que la gente pagaba un alto precio por la movilidad ascendente en forma de contaminación extrema. “Me refiero a salir con gente que nunca ha visto el amanecer porque la contaminación es muy espesa. Personas que se vieron afectadas personalmente con hemorragias nasales, dolores de cabeza, fiebres por la contaminación, vómitos por azufre, problemas con la calidad del aire en las mismas fábricas que fabricaban cosas para exportar a Estados Unidos”, dijo. Pero Mendelsohn reconoció que si las empresas cambiaran, no sería por razones altruistas; tenía que haber incentivos económicos para que la gente quisiera cambiar. Los trabajadores querían movilidad ascendente, las empresas querían altas ganancias, los inversores querían grandes retornos y los consumidores querían acceso fácil a bienes baratos. Sabía que cualquier iniciativa de sostenibilidad requeriría incentivar a las empresas que generaban los contaminantes, sin afectar demasiado a los inversores, consumidores o trabajadores. Sigue siendo un acto de equilibrio difícil, sobre el que ha construido su carrera y que todavía está aprendiendo a manejar. “Nunca le pedí a nadie que se preocupara. Les estaba pidiendo que miraran más allá del trimestre inmediato y consideraran las externalidades, riesgos y oportunidades infravalorados que se encuentran en su balance”, dijo. No se trata tanto de mirar el problema desde el punto de vista transaccional sino de reconocer que no se puede esperar a que las empresas vean el problema únicamente a través de una lente de responsabilidad social. Mendelsohn ha asumido varios puestos de directora de sostenibilidad a lo largo de los años, incluidos turnos en JetBlue y Cognizant, pero ahora ve un imperativo financiero. «Está claro que hemos pasado por múltiples iteraciones de sostenibilidad», dijo. Comenzó como algo medioambiental, o algo agradable de tener, y pasó a ser un caso de negocio energético. Ahora ve que esto se traslada directamente al ámbito de los inversores con una creciente preocupación por la transparencia, los activos varados y el riesgo climático físico que podría tener un impacto directo en las inversiones. Ella cree que esto marca un punto de inflexión. “Básicamente, los inversores han dicho a las juntas directivas que se enfrentan a riesgos físicos y de transición (físicos para sus empleados y su cadena de suministro) y eso se trasladará a sus libros”, dijo. Y esto ha obligado a actuar más allá de las estrategias de comunicados de prensa y recurrir a consultores para educar a las juntas directivas sobre cómo proteger a la empresa de los evidentes riesgos negativos del cambio climático. También reconoce que ser parte de SAP es parte del problema como empresa de alta tecnología y, al mismo tiempo, ayuda a gestionar la cadena de suministro de la mayoría de las empresas en esos mismos sistemas. Ella está buscando una manera de aprovechar todos esos datos almacenados en las aplicaciones SAP para ayudar a las empresas a comportarse de una manera más sostenible. «¿Cómo se puede tomar el 87% del comercio global del mundo que se ejecuta a través del sistema SAP diariamente y ayudar a esos clientes a utilizar su software de planificación y recursos empresariales para realizar la transición a estos modelos de negocios que todos hemos expresado en papel?» Con ese fin, dice que una de las cosas que la atrajo de SAP fue su propio compromiso con la sostenibilidad. Eso incluye el compromiso de ser carbono neutral para 2030, dos décadas antes de los objetivos originales de la compañía. También ofrece herramientas como la Torre de Control de Sostenibilidad para ayudar a los clientes a recopilar datos y realizar un seguimiento del progreso hacia sus propios objetivos de sostenibilidad. ¿Cómo le ha ido a la empresa? En su informe de desempeño ambiental de 2023, SAP informó que ha logrado emisiones netas de carbono cero en sus propias operaciones, que incluyen calefacción y refrigeración, uso de automóviles corporativos y electricidad utilizada por sus edificios y centros de datos. Vale la pena señalar que lo logró en gran medida mediante una combinación de certificados de atributos de energía renovable (EAC) adquiridos, energía renovable autogenerada y compensaciones de carbono. Las compensaciones de carbono, si bien proporcionan una manera de equilibrar los contaminantes, tienen un historial mixto. Algunos canalizan fondos hacia proyectos que son transparentes y se controlan adecuadamente. Pero las investigaciones han revelado que muchos proyectos sobreestiman la cantidad de carbono que secuestran, a veces hasta en un 90%, mientras que otros parecen ser puras estafas. Hay que reconocer que SAP dice que invierte sólo en proyectos altamente calificados, aunque no revela la proporción de su objetivo de cero emisiones netas que está cubierta por compensaciones de carbono. Las emisiones totales que la empresa compensa a través de proyectos y créditos de carbono son 215.000 toneladas métricas, divididas aproximadamente en partes iguales entre compensaciones compradas a terceros y las inversiones realizadas en Livelihoods Carbon Funds. Por ahora, muchas empresas tienen pocas opciones, ya que muchas operaciones o proveedores no están preparados para deshacerse de los combustibles fósiles y los clientes de SAP tienen una variedad de negocios ubicados en todo el mundo. SAP parece depender en gran medida de las compensaciones de carbono, en parte porque la mayoría de sus emisiones caen dentro del alcance 3, que cubre la contaminación producida por los productos o servicios de la empresa pero que está fuera del control de la empresa. En el caso de SAP, eso incluye cosas como los vuelos que toman los empleados para reunirse con los clientes o la energía que los clientes gastan en servidores que ejecutan su software. Si el mundo de las compensaciones de carbono evoluciona, la gestión parece estar incentivada a seguir ese camino. Los objetivos anuales de emisiones de carbono son parte de la fórmula de la compañía para determinar la compensación ejecutiva a corto plazo, aunque ese incentivo sigue siendo un relativamente pequeño 6,67% de la fórmula total. La propia experiencia de SAP muestra lo difícil que es caminar en la línea entre sostenibilidad y rentabilidad dadas las herramientas que están disponibles para ellos y sus clientes. Si bien las corporaciones siempre velarán por sus propios intereses financieros, a medida que se den cuenta de que la sostenibilidad es un buen negocio, eso es mucho mejor para nosotros y el planeta. Como dice el analista de Constellation Research, Holger Mueller, será un desafío atraer a clientes y proveedores, especialmente fuera de Europa. “El mayor desafío para ella es lograr que los clientes no europeos se entusiasmen con el tema y se comprometan con algo más que el cumplimiento. Veremos cómo va eso”, dijo.