Se ordenó a la empresa china MineOne Partners que venda un terreno de su propiedad cerca de un sitio de misiles nucleares estadounidense.