PublicidadDesign Thinking es un enfoque que tiene como objetivo resolver problemas y desarrollar nuevas ideas. El objetivo es encontrar soluciones que sean convincentes desde el punto de vista del usuario, por un lado, y orientadas al mercado y al producto, por otro. Según los expertos, en pocas palabras, el pensamiento de diseño consiste en utilizar la “sensibilidad y las metodologías de un diseñador para equilibrar las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y lo que una estrategia empresarial viable puede traducir en valor para el cliente y oportunidad de mercado”. basado en la creencia de que la resolución de problemas es más eficaz cuando personas de diferentes disciplinas trabajan juntas en un entorno que fomenta la creatividad. Juntos desarrollan una pregunta que tiene en cuenta las necesidades y motivaciones de las personas y luego trabajan en la concepción de ideas, que se revisan varias veces. El enfoque se basa en procesos de diseño de diseñadores que llevan a cabo su trabajo en una combinación de varios pasos. Al mismo tiempo, la palabra pensar significa que la viabilidad y la viabilidad económica de las innovaciones se examinan sistemáticamente sobre una base factual. Según otra interpretación, el pensamiento de diseño significa “cualquier proceso que aplica los métodos de los diseñadores industriales a problemas que van más allá de cómo debería verse un producto”. Design Thinking combina así tres aspectos centrales fundamentales: utilidad, viabilidad y comerciabilidad. De este modo se combinan los beneficios para las personas en el papel de usuarios, la viabilidad tecnológica y la comerciabilidad económica para crear una innovación perfecta y resolver el problema sin problemas. Todos los puntos deben ponderarse por igual. Comprensión: Lo ideal es definir el problema al principio con un equipo de varias personas. Es importante crear un entendimiento general y poner a todos los involucrados al mismo nivel. Las preguntas concretas pueden ser, por ejemplo: ¿Qué debería desarrollarse recientemente? ¿Para quién debería ser relevante el desarrollo? ¿Qué condiciones marco esenciales (actuales o futuras) deben tenerse en cuenta? ¿Qué estado final debe alcanzar la solución? Observar: Observar consiste en poder ponerse en el lugar del cliente. Un análisis de la voluntad del cliente es posible, por ejemplo, mediante una entrevista o juegos de roles. Es importante dejar hablar al cliente. Escuchar bien es la parte más importante del trabajo; de lo contrario, pueden surgir malentendidos. Los deseos del cliente siempre están en primer plano. Defina su punto de vista: se combinan los resultados de los dos primeros pasos. Se utilizan técnicas como personas o punto de vista para definir el punto de vista tanto visualmente como por escrito. Encontrar ideas: al comienzo del proceso de lluvia de ideas, hay una sesión de lluvia de ideas general en la que cualquier idea, sin importar cuán loca sea. o utópicos, se recopilan. Los resultados están estructurados y ordenados según prioridades. Las preguntas sobre la eficiencia, viabilidad o rentabilidad de las ideas individuales son importantes. Tampoco es inusual echar un vistazo al concurso. Prototipo: Se crea un prototipo con fines ilustrativos. La perfección y la perfección son insignificantes. Más importante aún, cuanto más simple, mejor. Se da rienda suelta a la creatividad. Las técnicas utilizadas en la creación de prototipos incluyen wireframes, post-its, juegos de roles, guiones gráficos o modelos. El prototipo se adapta a las necesidades del cliente. Es importante que el cliente pueda imaginar la solución a su problema basándose en el prototipo. Pruebas: Finalmente, se debe probar lo elaborado. La retroalimentación juega un papel importante en esto. También se requiere flexibilidad. Si una idea no funciona, se puede descartar. Los clientes son seguidos de cerca durante las pruebas con los prototipos. A partir de su reacción se desarrollan nuevas ideas y mejoras. Los pensadores del diseño también están abiertos a nuevas sugerencias en este paso. Si se detecta un defecto durante una prueba, se elimina y se repiten los pasos con el prototipo nuevo o mejorado. Es bastante común que los nuevos productos tengan varias fases de prueba hasta que el cliente esté satisfecho y el producto pueda ser lanzado. El pensamiento de diseño no se limita a ninguna industria o dominio específico, sino que se puede aplicar a una amplia gama de problemas, desde el diseño del producto e innovación de servicios hasta el cambio organizacional y las iniciativas de impacto social. Fomenta la colaboración interdisciplinaria, reuniendo a personas con diversos orígenes y habilidades para abordar problemas complejos desde múltiples perspectivas. En resumen, el pensamiento de diseño es un marco poderoso para fomentar la innovación, impulsar el enfoque en el usuario y resolver problemas complejos de una manera creativa y colaborativa. . Al priorizar la empatía, la iteración y la experimentación, el pensamiento de diseño permite a los equipos crear soluciones que realmente satisfagan las necesidades de los usuarios y partes interesadas al tiempo que generan impacto y valor positivos.