Las elecciones de la UE del domingo registraron avances sorprendentes para la extrema derecha, ya que las encuestas a boca de urna colocaron a la Agrupación Nacional de Marine Le Pen en Francia y a Alternativa para Alemania por delante de los bandos gobernantes, impulsando sus esfuerzos por influir en el bloque en un momento crucial.