Las lluvias torrenciales obligaron a cancelar las famosas procesiones religiosas del Viernes Santo en Sevilla, dejando a muchos fieles llorando en la ciudad del sur de España.

Source link